El ayuntamiento de Valladolid, comprometido con el Desarrollo Sostenible y la protección del medioambiente, ha adquirido, a través de la entidad municipal Aquavall, 36 equipos Sonicsens3 para la monitorización en continuo de los caudales circulantes en los colectores de aguas residuales y pluviales.

De esta forma, Aquavall cumple asimismo con los requisitos del Real Decreto 1290/2012 que regula los desbordamientos de los sistemas de saneamiento en episodios de lluvia, con la finalidad de limitar la contaminación que incorporan al medio receptor.

El equipamiento elegido (SonicSens3, suministrado por la empresa Mejoras Energéticas, S.A.) consiste en un limnímetro digital ultrasónico autónomo de última generación, sin necesidad de sondas invasivas capacitivas de contacto, requiriendo, por tanto, mínimo mantenimiento.

SonicSens3 está compuesto de un medidor de nivel ultrasónico que permite mediciones minutales con consumo muy reducido de batería, y de un registrador de datos autónomo con entrada específica para instrumentación avanzada (MODBUS, Serie RTU, etc…) y con salida digital, que permitiría la activación de un sistema de toma de muestras si fuese requerido en alguna instalación en el futuro.

SonicSens3 dispone asimismo de funcionalidades avanzadas, tales como el amplio rango de medida (desde 20 cm hasta 8 m) o la posibilidad de eliminar digitalmente ecos debidos a obstáculos existentes, garantizando así la correcta medición en todas las situaciones. Dispone asimismo de modem de comunicaciones para el envío de datos al puesto central mediante comunicaciones inalámbricas 2G/3G y NB-IoT.

Con respecto a la monitorización y gestión de alarmas, se realizará desde el centro de control de Aquavall, mediante la integración de la plataforma abierta de gestión de datos suministrada por Mejoras Energéticas.

Esta actuación permitirá por tanto llevar a cabo una gestión eficiente y sostenible del sistema de saneamiento, minimizando y controlando los efectos de las aguas residuales perjudiciales en el medio ambiente, así como disponer de información continua sobre el funcionamiento de la red que permita la detección de posibles anomalías que requieran una rápida respuesta.